Luna

Luna

Luna

Amar tu sonrisa;
regó la mañana su frescor,
las brumas y sus brisas,
y cubiertas de amor.

quién piensa que nunca nunca;
quién puede que pronto,
la gota siempre siga fresca;
y el viento ya no sea tonto.

¡quien piensa que luego!
con la blanca nube;
se pueda cubrir ese fuego,
que hasta lo alto sube.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *