Lujuria del deseo

Lujuria del deseo

Mujer soy asombro que vive en el poema
Miedo del tiempo.

Mujer vergüenza soy de su desprecio
Que pensará su lengua si rechaza la mía como ajena
Que pensarán mis años si mueren en cada punto del rechazo
A dónde se trasladan los ácidos jugos de mis labios que
Desaparecen en la suplica imposible del desprecio.

Mis dedos espejos insensatos de mis ganas
Instrumento del orgasmo
Reaccionando a la sorpresa brevedad de tus caderas
Propicia para el olvido soy
Sola yo me repienso
Sola yo me convierto en el abismo olvido de mi encanto
Sola yo me vengo.

Mis dedos se cansan
Mi cuerpo grita y rechaza la frialdad de mis tumbas
Muero
Y no conozco el punto donde todos perecemos .

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *