Los Ojos de Dios

los ojos de dios

Mira que te está mirando

Dios con estos ojos suyos,

Y cuando duermen los tuyos

Los suyos están velando.

Mas si pretendes medrar

Siendo tu mirada del,

Hazle de mirar tú a El

Con un humilde mirar.

Y vea tu Dios en ti,

De ti un humilde desprecio,

De Si, un altísimo aprecio,

Y estale mirando así.

Porque estos preciosos ojos

Tras los humildes se van,

Y en ellos puestos están

Y en sus tristezas y enojos,

Con eterna caridad

Están al pobre mirando,

Y con señas preguntando

Si tiene necesidad.

En estos ojos suaves

Su gran Providencia está,

La cual nunca faltará

Aun a las pequeñas aves.

Siempre mira y siempre obra,

Y a ninguna cosa falta,

Y en habiendo alguna falta,

La remedia con gran sobra.

 

Y en vista y Providencia

No tan solo está presente

Lo presente, más lo ausente

También está en su presencia.

 

Que a lo pasado y futuro

Su vista clara se extiende,

Y del ya no se defiende

Lo más cerrado y oscuro.

 

Y como todo lo sabe

Esta Providencia eterna,

Todo lo rige y gobierna

Con un gobierno suave.

 

Y cuanto hace y ha hecho

Cuanto traza y cuanto ordena

Lo endereza y encadena

Para el humano provecho

.

Contempla, pues, alma mía,

Los contentos y regalos

Que para buenos y malos

Su gran Providencia cría.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *