Los Dos

Los Dos

Cuando en la noche a tu pasión me entrego,
dimes: ¿quién es el cielo y quién la estrella?
Cuando tan alto amor el mundo sella,
¿es ciega la pasión o yo me ciego?

Ahora tú me conduces, pero, luego,
yo seré quien te conduzca a aquella
noche estrellada, iluminada y bella,
en donde a la pasión vence el sosiego.

En donde la pasión encadenada
y la serenidad del sabio vuelo
feliz estrella de la noche amada,

íntima confusión, cielo del cielo
crean esta inmortal noche estrellada
e inmóvil resplandece nuestro anhelo

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *