Los Brazos de mi padre

Los brazos de mi padre

En los brazos de mi padre
aprendí a amar  si de amor se trata

caminaba o corría en su pecho
como en bosques corren las niñas
buscando al lobo feroz

entre sus brazos con sabor a pelos
de montaña
escuchando la honda voz de la quebrada
rumor del mar
y botes infinitos

donde las estrellas dormían
como liebres en mi paz

y no había entonces
palabra que no pudiera domar
ni soledad que me asustase

/fango, vidrios quebrados, arenas movedizas,
rosas carnívoras/

todo eso fue el centro
de mi padre
cuando yo era aún más pequeñita
y cantaba feliz en la mañana

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *