Añorada montaña

Añorada montaña

Montaña solitaria orlada de neblina,
que en aurora de mayo te despiertas
con el sublime trino de zorzales
que saltarines buscan cada grano
escondido en espigas multiformes.

Vasta montaña que en abundante otoño,
son tus faldas, graneros milagrosos
que a la fauna silvestre da sustento
y entre tus copos verdes la cobijas.

Montaña gris que en un invierno frío
se desangra tu piel y te desnuda el viento
y de polvo te cubre un remolino
y eleva entre sus alas la hoja seca.

Ha ensombrecido  el canto de las aves,
son responsos de un funeral sombrío,
la pequeña cascada que coqueta reía,
se transmutó en recuerdo y es solo eco
que reverbera incansable en los peñascos
que inmutables esperan el milagro
para poder vestirse de verde musgo.

Continuar leyendo

Noche de verano

Nocheverano

Es una hermosa noche de verano.
Tienen las altas casas
abiertos los balcones
del viejo pueblo a la anchurosa plaza.

En el amplio rectángulo desierto,
bancos de piedra, evónimos y acacias
simétricos dibujan
sus negras sombras en la arena blanca.

En el cénit, la luna, y en la torre,
la esfera del reloj iluminada.
Yo en este viejo pueblo paseando
solo, como un fantasma.

Suicida

Suicidio

Lo vi caer de siete pisos y quebrarse las piernas
atónito asombrado incrédulo
llorar la mala jugada
retorcerse de ira en su cama del hospital.

Alguien dijo:
‘lo que pasa es que
tampoco la muerte
acepta a los cobardes’

Maldad

maldad

Maldad, cual culebra reptante,
sigilosa y astuta, husmeas en el aire
el calor de tus víctimas.

Furtiva y pertinaz, te ocultas detrás
de mágicos colores subyugantes para no dar
advertencia alguna de tu ataque mortal,
fuego que consume la carne y hasta la muerte
la hace sangrar.

Maldad, lo mismo cautivas
mentirosa la soberbia de Eva,
que la estupidez de Adán,
que muerdes el calcañar
del que te aplasta la cabeza,
aunque no le puedas ganar.

Áspid, basilisco, dragón antiguo.
Serpiente que conoces tu destino
final.

Pero que muerdes entretanto
te llegan las cadenas y el Abismo,
la Gehena ancestral.

Continuar leyendo

Aquí esta tu maldad

Aqui esta tu maldad

Aquí esta tu situación espantosa
lo que no quisimos y llego
que nunca imagine poca cosa
el tiempo al amor llevo.
Se de tu verdad, la que nunca dirás
entiendo las maldades, tus atrocidades
Cuanta locura delirante, sin motivo ni razón
solo veo ojos sin brillo, todo es desolación.

Tanto vacío en nuestras almas, un roto corazón
reflejado a veces o siempre, en una triste canción.
Una enfermedad mal curada, pensaba ser inmune
un barco una vez navegaba, un amor que sigue impune.
La casa vestida de blanco, materias pendientes
el demonio en un banco, las angustias correspondientes.
Silencios demasiado largos, palabras que están de mas
una huida sin sentido, mil lagrimas mientras escapas.

Continuar leyendo

Resultados de codicia

Codicia

Quién inicia la carrera
en córcales desbocados,
tiene que tener en cuenta
los malditos resultados.

La codicia que es la yegua
sin retención ninguna,
es hacer una laguna
en la pasión solidaria.

El agua que siempre acaba
la intención de contenerla,
se desplaza inundando

las atrevidas conciencias.
Y se desata la envidia
todo vale todo cuesta.

Siendo que estás en la cima,
tratas de seguir subiendo,
así hayas de caer
desde la cresta a la sima,
no querer más opiniones
que critiquen tu actuar,
siempre podrás sacar
algo para la codicia