Redención por Maria Edith

poema redencionI

Todo es igual,
calmas y tranquilas
siguen la corriente las aguas del Sena.
Vuelan las gaviotas y dudan en besarlo.
Sopla el viento y se inclinan los arboles.
Los rayos del sol calientan mi alma.

Devoran las chalupas los puentes
del rio, me miran en silencio y no
comprenden nada.
El cielo es azul, más azul que nunca.
Poblado esta de nubes blancas
que miran y me ven llorar.

Veo una en forma de volcán con un
corazón palpitante y herido
expulsando su lava, y otra en forma
de mujer recostada en cojines de
plumas, ¡las dos atrapan un avión
y lo devoran al instante! Continuar leyendo

La Mujer que amor

La Mujer que amo

La mujer que amo es un pedazo de cielo en mis manos, es un rayito caliente de sol que abriga mi alma dormida… La mujer que amo es un minuto de paz en medio de la más sangrienta guerra, es la lluvia mojando el suelo reseco de un campo cultivado…

La mujer que amo es capaz de secar hasta la última de mis lágrimas con su sonrisa, y a la vez es capaz de provocarme el mayor de los llantos sólo con decirme que me ama en el momento que más lo necesito…

La mujer que amo es el ser que comprende más allá de la mirada, más allá de lo físico y lo elemental… ella sabe dibujar esperanzas, mañanas fascinantes, viajes estelares y encuentros sublimes con sólo cerrar sus ojos y dejarse llevar… y llevarme con ella…

Continuar leyendo

Etiquetado en

Un Alma rota en pedazos

Un Alma rota en pedazos

Hay historias de amor que parecen escritas por todo un poeta, pese a que al final se claven en tu corazón, como si fueran una saeta. Una mujer preciosa conocí el más desafortunado de mis días, desde entonces, jamás he podido volver a conocer la alegría. Ella me volvió loco desde que cruzamos nuestra primera mirada, para escapar ya era tarde, mi alma estaba completamente enamorada.

El resto de mis días quedarán grabados en mi memoria, por que de un amor roto hablará esta historia, que me ha derrotado, de la misma manera que me ha hecho saborear la gloria. Quisiera poder olvidar todo lo que ella me hizo descubrir, pero como una enfermedad de la que jamás me puedo curar, no puedo huir, ella un amor loco y desatado todavía me hace sentir.

Calamidad

Calamidad

ME CUENTA UN ANCIANITO
QUE HA VIVIDO YA DE MAS
LO DICE CASI JOCOSO
MAS CON MUCHA SERIEDAD…

EL QUE SEMBRO LA TIERRA
QUE LA PUDO COSECHAR
CON SU ARADO CON SU MANO
CON SU AMOR UNIVERSAL…

EL QUE RESPETA A LA TIERA
LA MADRE NATURALEZA
PIENSA QUE EL HOMBRE DE HOY
HA PERDIDO LA CABEZA…

BOLSAS PLASTICAS POR DOQUIER
BASURA Y MUCHO DESDEN
TALANDO ARBOLES JOVENES

DICE EL, SIN MENESTER…
EL MUNDO DE AZUL Y VERDE
LO AMENAZADO QUE ESTA
SI NO HAY LA ARMONIA
SOLO UN DESIERTO SERA…

CLAMO ALOS HOMBRES MODERNOS
DICE EL ANCIANO CADA DIA
PA SALVA LA PACHAMAMA
Y ASI PRESEVAR LA VIDA…

Perder es ganar y ceder es renacer

Perder  es ganar y ceder es renacer

Vengo
a hacerme un homenaje a mí mismo
como testimonio,
con mi gratitud
por cometer
los hechos con que supe edificarme.
Vengo
a reconocer cuanto me edifica hoy cada día de ayer,
para renovarme al saber
y hacer a este que hoy soy yo, diferente a ayer,
renovado en lucha
ante la vida
de potencia trasmutada en acción.
Vengo
hecho un ovillo
a querer deshilvanar la vida;
pero traigo conmigo,
rejuntado en todo mi
camino,
un ramillete de méritos para defenderme del entorno
y transformarlo
como camino
con mi paso y rumbo.
Así que vengo desde la ignorancia
crecido de conocimientos a creer que
soy,
transformándome de reconocerme y saber del mundo,
desde el dolor y la experiencia,
hecho con el perdón de compartir el pecado original,
y sabido de que perder es ganar y ceder
renacer.

Estrés

Estres

Domingo, tenías hoy mucha cara de ser
Un día de esos terribles para el olvido,
De esos días que no deberían amanecer,
Lo digo por presentimientos que me dan,
Que estaré preocupado por cosas que serán
Y no dejaré de estarlo por las que han sido.

Desde la mañana temprano dando motivos,
Las horas pasando rápidas, tal como un jet,
Los ánimos alegres parecen estar esquivos,
No hay nada interesante, apago el televisor,
No me quiere funcionar bien mi computador
Y se cae a cada momento el bendito Internet.

No logro subir a la página cosas de trabajo,
Son varias las horas que en esa lucha llevo,
El destino parece que me da un golpe bajo,
A ratos, lo confieso, de la impotencia muero
Y pasa el día y no logro hacer lo que quiero
Y tampoco, por más que trato, lo que debo.

Alguien en el chat me pide una respuesta
Y aumenta en esos momentos mi estrés…

No sabe, no tiene idea de lo que me cuesta
Responder y a la misma vez atender lo mío,
Siempre me digo que en mi fortaleza confío,
Pero a veces -¡Dios mío!- sale todo al revés.

Suena la señal, la persona espera que escriba,
Mi Internet se cae, no está en su día, falla…

Esto por supuesto, no es algo que me motiva,
Entro a mi sesión mil veces y luego me salgo,
Le escribo a la persona para que me diga algo
Pero por problemas en la conexión… calla.

Cuando vuelve la conexión ella me reclama,
Me pide que le preste atención, que la ignoro,
No me gusta discutir porque ella es una dama,
Ya este día me está llenando de un gran hastío,
Ella contrariada pensará tal vez que yo me río
Y no se imagina que por tantas fallas lloro.

Llega el día funesto a su final, qué bueno…

Ya era hora me digo en alta y clara voz,
No pude terminar mi trabajo en pleno
Y de atender a mi amiga no hubo manera,
Acerca de mi mala suerte sé cuando muera,
Que tendré algo más que preguntarle a Dios.