Libando

Libando

Esta mañana desperté
con tus labios recorriéndome
en caricias sensuales
que despertaron hambriento
un deseo interminable
de placeres muy intensos

tus manos recorrieron mi vientre
hasta llegar a su destino
y apretando suavemente mi miembro
lo sentiste todo tuyo
la boca se abrió golosamente
presta a tomar su alimento

y cerrando mis ojos
sintiendo el placer que me das
acaricio tus cabellos
en momentos sin igual
hasta que como abeja libando
levantas el vuelo.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *