La vida

Siempre es preciso saber cuando acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido dl resto.

Hay que cerrar círculos, puertas, capítulos como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida. Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente preguntándote el por qué d las cosas, ¿como sucedió y por qué? Y tratar de entender razones… como sucedió tal o cual hecho. El desgastes seria infinito porque la vida se trata de terminar con etapas o con momentos y seguir adelante. No podemos estar en el presente mirando el pasado, ni siquiera preguntándonos el por qué de las cosas, lo que sucedió, sucedió y hay que soltar, hay que desprenderse.

No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados existentes, ni tener vínculos con quien no queremos estar vinculados. Los hechos pasan y hay que dejarlos ir por eso es tan importante destruir recuerdos, los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a ganar y perder. No esperes que te devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de la persona que eres. Suelta el resentimiento, lo único que consigues es dañarte mentalmente. La vida está para adelante nunca para atrás. Recuerda que nadie ni nada es imprescindible.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *