La Victoria final

La Victoria final

Esta noche sagrada y sideral
me ofreces el dulce país
que espera húmedo y palpitante
entre tus piernas milagrosas.

Desprovisto de pudores chovinistas
te exploro con mi linterna entre mis manos
y la introduzco en la región precisa
ahí en tu rojo territorio clitorial.

Abro las compuertas del placer
para regar las provincias de tu paraíso
agradeciéndole a los dioses del deseo
la orgásmica unificación de la victoria final.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *