La Velada

La Velada

La cena ha terminado: legumbres, pan moreno
y uvas aún lujosas de virginal rocío…
Rezaron ya. La Luna nieva un candor sereno
y el lago se recoge con lácteo escalofrío.

El anciano ha concluido un episodio ameno
y el grupo desanudase con un placer cabrío…

Entre tanto, allá fuera, en un silencio bueno,
los campos demacrados encanecen de frío.
Lux canta. Lidé corre. Palemón anda en zancos.
Todos ríen… La abuela demándales sosiego.

Anfión, el perro, inclina, junto al anciano ciego,
ojos de lazarillo, familiares y francos…
Y al son de las castañas que saltan en el fuego
palpitan al unísono sus corazones blancos.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *