La Travesía

La Travesia

Pienso algunas veces
si este deseo de ser no será
la blanca vela de una frágil nave
que sin remedio se dirige la otra orilla.

Sólo entonces, aquello
que no he llegado a ser
llega en mi auxilio
para evitar que al final de la travesía,
todo, absolutamente todo acabe
encallando en la costa del haber sido.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *