La Primavera

La Primavera

Ya alegra la campiña
la fresca primavera;
el bosque y la pradera
renuevan su verdor.

Con silbo de las ramas
los árboles vecinos
acompañan los trinos
del dulce ruiseñor.

Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Escucha cual susurra
el arroyuelo manso;
al sueño y al descanso
convida su rumor.

¡Qué amena está la orilla!
¡Qué clara la corriente!
¿Cuándo exhaló el ambiente
más delicioso olor?
Este es el tiempo, Silvio,

el tiempo del amor.
Más bulla y más temprana
alumbra ya la aurora;
el sol los campos dora
con otro resplandor.

Desnúdense los montes
del duro y triste hielo,
y vístase ya el cielo
de más vario color.

Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Las aves se enamoran,
los peces, los ganados,
y aun se aman enlazados
el árbol y la flor.

Naturaleza toda,
cobrando nueva vida,
aplaude la venida
de mayo bienhechor.

Este es el tiempo, Silvio,
el tiempo del amor.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *