La Parima y las fuentes

La Parima es el sueño faraónico y la piedra de Moisés, el panal negro de la Hermana,  que el Hermano Francisco no vino a conocer. Catedral del misterio, Sierra del Sur, ignota, lengua escondida de la voz del agua, párpado mal cerrado de Dios, que deja ver  la hebra azul de una mirada. Yo soñé para tu Gloria,
río de la Patria, escribir una palabra esencial en la hoja de la sabana, mojando en tus fuentes oscuras el aguijón celeste de una pluma de garza, Pero, solo encontré mi sangre, con su rojo atenuado por la mezcla de las lágrimas.

Sin embargo, te ofrecí venir¡ y en tu camino estoy! Tu saldrás de tus fuentes: el Dios de la Parima, el Dios Indio, te abrirá la puerta de su gran casa oscura; el Viejo Dios te dejará venir como todos los días y en tu camino estaré yo… Tú sales de las manos de tu montaña, como sale un milagro de la mano de Dios,
como todas las noches, de la jaula del cielo se escapa y va a los campos el pájaro del Sol.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *