La Ira

La Ira

Sueles visitarme casi diariamente
te vistes de negro – rojo – azul
de mediodía
te veo en los ojos de la gente
que apurada camina
rumbo a la incertidumbre
de los pasos perdidos
de esta nada de premios y castigos

¡cuántos insultos – ché!
¡cuánto fuego y destierro!
¡cuántas bocas sin panes ni trabajo!
desnudas y deshaces todo lo que encuentras:
novios y familias
países y mares
la esperanza de las mazas populares
y proyectos de amigos-camaradas
posas sin temor en alguna cirugía
de alguna plástica
cruel gobernante de turno.

 

Que ríe y que blasfema
en un afiche de campaña
en los mercaderes del odio
que predican la palabra de un dios
que fomenta solamente la CULPA
en un violento pecado original
que nos limita como seres
como pájaros sin vuelo.

Hasta llenarnos de tu aliento estupefacto
¡y encima te crees poderosa!
nos matas la sonrisa
la dulzura
la alegría
y no hay peor castigo
que metamorfosearse de todos tus estados.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *