La Ignorancia, duele

La ignorancia, duele

Y cuando menos lo esperaba
apareciste y quisiste conocerme
y descubrí a una persona maravillosa
que supo con sus encantos retenerme.
Creí que eras diferente,
ciega tenías mi mente
pues solo pensaba en tú y
soñaba con algún día tenerte.

Me diste momentos tan maravillosos
que deseaba infinitos
que soñaba con que realidad se hicieran
pero para tú no fueron más
que una "amistad" pasajera.

Tan igual a tantos otros,
aunque quizás diferente
pues ahora me evitas
a pesar de que yo llegué a quererte.

Ahora todo aquello
para tú ha quedado lejos,
parece que de mí te has cansado
el olvido invade tu mente
y todo aquello solo es parte de tu pasado.

Te cansaste de mí,
y yo me cansé de lamerte el culo
sabiendo ahora que me ignoras,
no quiero tenerte más en mi mundo.

Y no volveré a pensar en tú,
o por lo menos voy a intentarlo
pues no merece la pena
quien se olvida que lo quieres a tu lado.

Puñalada traicionera
que jamás esperaba de tú
con lo que en mi vida eras,
todo cuando me hacía feliz.

Se que hubo un tiempo
en que yo también era parte de tú
te confortaba hablar conmigo,
deseabas encontrarme y hacerme sonreír.

Y aquel que conocí
se fue tan rápido como tarde vino
o quizás nunca estuvo
y solo fue un espejismo del destino,
y a pesar de que he luchado
por no darle la razón a la cordura
vuelvo a confirmar, aunque te quise con locura,
que cuando algo parece tan bonito como para ser cierto,
es que no lo es, y tú ¡no lo eres!
Aléjate de los que te aprecian,
de los que solo te desean felicidad
y solo encontrarás tristeza,
y al final del camino, soledad.

Solo deseo que eso nunca te suceda,
te lo digo de corazón
y que los que te rodeen lo hagan de forma sincera,
apreciando tu valor.

Solo me queda desearte,
como siempre que te vaya bonito,
porque eres un gran tesoro
a pesar de que ya no lo compartas conmigo.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *