La Huerta

La Huerta

Por la teja inclinada de las rosas techumbres
descienden en silencio las horas… El bochorno
sahúma con bucólicas fragancias el contorno
ufano como nunca de vistosas legumbres.

Hécuba diligente da en reparar las lumbres…
Llegan por el camino cánticos de retorno.

Iris, que no ve casi, abandona su torno,
y suspira a la tarde, libre de pesadumbres.
Oscurece. Una mística Majestad unge el dedo
pensativo en los labios de la noche sin miedo…

No llega un solo eco, de lo que al mundo asombra,
a la almohada de rosas en que sueña la huerta…
Y en la sana vivienda se adivina la sombra
de un orgullo que gruñe como un perro a la puerta.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *