La Decadencia del entierro

La Decadencia del entierro

Cruel y humillante es que mi rostro
pálido y frio sea visto
y en el encuentro con los gusanos tenga que perder
aquellos que me odiaban gusto les da ver
que en mi corazón una estaca debo tener
Al infierno he de ir
y entre diablos vivir
y tus lagrimas son
un destello de amor
que a mi desgracia hacen
latir mi corazón con ardor
Triste es mi alma
triste mi encierro
que ansió con calma
libertad para mi destierro.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *