La Casada infiel

la casada infiel

Y que yo me la llevé al río creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles y se encendieron los grillos.

 
En las últimas esquinas toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto como ramos de jancitos.

El almidón de su enagua me sonaba en el oído
como una pieza de seda rasgada por diez cuchillos.

 

 
Sin luz de plata en sus copados árboles han crecido,
y un horizonte de perros ladra muy lejos del río.

Pasadas las zarzamoras, los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo hice un hoyo sobre el limo

.
Yo me quité la corbata. Ella se quitó el vestido.
Yo, el cinturón con revólver. Ella, sus cuatro corpiños.
Ni nardos ni caracolas tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna relumbran con ese brillo.

 
Sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío.
Aquella noche corrí el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar sin bridas y sin estribos.

 
No quiero decir, por hombre, las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena, yo me la llevé del río.
Con el aire se batían las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy: como un gitano legítimo.
Le regalé un costurero grande, de raso pajizo,
y no quise enamorarme porque, teniendo marido,
me dijo que era mozuela cuando la llevaba al río.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *