Irral

Irreal

Y te fuiste sin decir adiós,
estabas ya muy lejos
cuando tus ojos me miraron,
era ya muy tarde cuando creí
escuchar que me llamabas.

Entonces,
no tenía caso correr,
porque mientras trataba de alcanzarte
caías en el abismo de lo irreal,
de lo absurdo.

Entonces,
no tenía caso llorarte
porque mis lágrimas eran sal,
no significaban nada más
ya te habías acostumbrado a ellas,
muchas veces se derramaron
y aún así… no estás.
Por ende,

no te diré adiós
ni te daré una mirada con ojos humedecidos;
tan solo escucharé tus pasos,
aquellos que se pierden
cuando entras ahí
al camino del olvido,
de la distancia,
y del fatal desamor.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *