INTIMIDAD SIN AMOR

Abres el vacío que subyace
bajo la pasión sombría del deseo.
Ardientes besos,
se pierden entre la frialdad
perenne de tu cuerpo.
Lamentos ayunos de amor
emergen profusamente:
triste encuentro programado.
Besos, gemidos y caricias
vagan sin hallar respuesta.
Vertimos nuestras soledades
en un espacio furtivo,
en la nada… callas.

Bajas la mirada
mientras hablo con mi sombra.
Volvemos, sin rubor alguno,
a sumergirnos en la oscuridad.
Otra vez, como todas las ocasiones,
abres el vacío que subyace.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *