Inmenso es Dios

Inmenso es Dios

Inmenso es Dios,
puede ver el universo,
el fondo del corazón,
y sabe cuando cae del pelo
un herido cabello.

Algunos no lo entienden,
no quieren, o aman lo vano.
Otros simplemente creen,
interesados aprendiendo,
viviendo en su vida la fe.

Él es tan inmenso,
que no ignora ni un suceso,
los hijos, alegres o tristes;
lo amado, y lo que ocurre,
en cada uno, a cada momento.

Está presente su atención,
atento a quién le habla,
aguardando la petición,
mi amado, mi amada:
¡Inmenso es Dios!

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *