Impedimento que puso la discordia

Impedimento que puso la discordia

Un aire vino turbio y nebuloso
al concluir de aquiste desposorio,
y un grito oyeron bravo y espantoso
que decía: «A los dioses sea notorio
que el dios Cupido, falso y alevoso,
está casado en otro diversorio
con Saches, de quien fue primero amigo.

Yo, la Discordia, soy delo testigo».
Espantárnosle todos dista nueva.
Alterados de oír tan nuevo caso
dicen: «Quien dio la voz, traiga la prueba
para que aquiste hecho salga arraso,
porque negocio sea como Deva,
y no vamos con él así de paso».

Habló Cupido, que callado avía,
volviendo por su honra cual debía.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *