Hoy te entrego mi vida

Cansancio

Hoy te entrego mi vida, mujer desconocida.
Tómala. Tu sabrás que hacer con ella.
Duerme en tu corazón mi esperanza perdida,
Así como duerme en el agua una estrella.

Dame la luminosa piedad de tu regazo.
Si alguna vez, en sueños, mi voz desconsolada
Pronuncia un raro nombre de mujer, no hagas caso.
Si me sientes llorar, no me preguntes nada.

Se buena para mi. Háblame suavemente
Y no me digas nunca que me quieres. Tu mano
Viaje con suavidad de luna sobre mi frente.

Estoy enfermo de algo doloroso y lejano.
Quiere mi corazón que seas recodo
Azul que oculta cuanto se anduvo del camino.
Queden atrás mis penas, mis inquietudes, todo.

Que tu piedad me embriague con su cálido vino.
Sean tiernos tus labios al temblar en mi frente.
Sean claros tus cantos al sonar en mi oído.

Y veras que en tu seno me quedo suavemente,
Sencillamente como un pequeño dormido…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *