Fin por Humberto Garza

Fin

Observa mis palabras, se han distraído un poco
al seguir los rumores que dejó la mañana.
Ahora no interesa cómo lo digo todo
porque ya he concedido que mi lucha fue vana.

Antes, apariciones, en delirantes noches;
llegaban infalibles ejecutando danzas,
y el verso crecía largo como pestaña joven
vibrando con la fuerza de un asombro de alas.

Vendedora ambulante; soy la última calle
donde retumba el eco de tu voz lastimada,
vas desapareciendo en la hora de sangre
como antorcha andarina, como errante fantasma.


Los planes que forjamos, disolvió el imposible;
y en el tren de los días se fue nuestra esperanza.
El pasajero triste de corazón infirme
se perdió entre la niebla robusta de la playa.
¿Cuántas preguntas tengo qué responder ahora
en este mar que exhibe dientes de espuma blanca?
En este mar que ahoga tu llanto de magnolia,
y el canto más luctuoso que brotara de mi alma.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *