Esperando tu amor

Esperando a mor

Bajo la sombra del árbol
se sienta todas las mañanas,
a esperar; pero su deseo de un día nunca llegó.

Sus ojos cargados de lágrimas,
su gran corazón con el dolor,
y una luz en el viento era su vida.

Con la pluma y el papel que vagaban
por el mundo, pero nada de responder,
los escritos nunca entregados,
olvidados por toda una vida,
y ella sigue esperando…

El placer de la poesía hizo su día,
pero murió en la espera,
él nunca llego…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *