Es un sueño la vida

Es un sueño la vida.

Pero un sueño febril que dura un punto;

cuando de él se despierta,

se ve que todo es vanidad y humo…

¡Ojalá es un sueño

muy largo y muy profundo;

un sueño que durará hasta la muerte…!

Yo soñaría con mi amor y el tuyo.

¡ Las dos !

( juguete romántico )

Silenciosa está la noche,

apenas suspira el viento,

solo algún perdido acento

turba su calma y quietud.

Serena por es espacio,

callada la luna sube,

platea la blanca nube

su tibio rayo de luz.

Sorda y con lento compás,

en una iglesia lejana

suena una triste campana

y da una hora: las dos.

¡ Las dos ! hora misteriosa

de fantasmas y hechiceras,

de espectros y de quimeras

que nos inspiran terror;

en que el sepulcro abandonan,

por las magas evocados

y en un velo rebozados

los que dejaron de ser.

Hora que si en el hogar,

cuando narra una conseja,

le escucha crédula vieja,

se la ve palidecer.

En la que gime en las torres

el cárabo lastimero

y ensaya el búho agorero

su fatídico graznar.

El gallo canta, y susurra

melancólica la fuente,

escuchándose doliente

el ronco aullido del can.

¡ Las dos !. Quizás esta hora

una virgen anhelante

cuenta, esperando al amante

que se tarda en acudir.

Tal vez en su calabozo

marca esa hora perdida

una menos de su vida

el reo que va a morir.

Tal vez algún asesino

las dos estaba esperando

con impaciencia, probando

la punta de su puñal.

Y ese reloj impasible,

con su vibración sonora,

anuncia la infausta hora

de la muerte al criminal.

¡ Las dos !. Quizás el sonido

funeral de esa campana

espera la cortesana

para una cita de amor.

Quizá será la postrera

que, antes de partir del mundo,

oye triste el moribundo

en su lecho de dolor.

Tal vez vuelan a esta hora

las brujas con algazara,

que Belcebú convocara

a un diabólico festín.

Y al pasar cerca del lecho

donde duerme un ángel puro,

lanzar horrible conjuro

con maldiciones sin fin.

Que es hora en que el temerario

con asombro se estremece,

y aterrado palidece

sin acertar el porqué.

En que las Wils misteriosas

que a los mortales encantan,

de la tierra se levantan

por un oculto poder.

Hora extraña que parece

de más tarda vibración

de más fantástico son

y otro diverso compás.

Mas que, a pesar de los sueños

con que la adorna la mente,

es completa, exactamente

lo mismo que las demás.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *