ERA MI AMIGA

Era mi amiga, pero yo la amaba

yo la amaba en silencio puramente,

y mientras sus amores me contaba

yo escuchaba sus frases tristemente.

Era mi amiga, pero me gustaba y mi afán era verla a cada instante.

Nunca supo el amor que yo albergaba

porque siempre me hablaba de su amante.

Era mi amiga para todo el mundo

porque a nadie mi amor yo confesaba, pero yo la quería

muy profundo y forzosamente me callaba.

Era mi amiga, y mi cuerpo sentía estremecer

si ella me miraba, al oírla junto a mí feliz

me hacía más de este amor ella nunca supo nada

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *