El ñobaritual

El Ñobaritual

En un sueño lobo me perdí contigo, padre, un sueño donde me
abrazabas de la cintura dejándome suavemente en el agua tibia del
cántaro partido, donde todo estaba listo para mi baño en leche
miel y flores silvestres halladas bajo la panza de los cervatos.

No
temas, me dijiste, rozando mis oídos con tu piel tosca, arena de
playa, lastimando rosa de mi rostro tu barba recién podada por
la mañana. Sujeta a tu pecho hondo te dije no me sueltes, papá,
quiero quedarme contigo.

Sonreíste en silencio y tomándome por
entero en el cuenco sin fondo de tus manos me fuiste
introduciendo en el agua cada vez más tibia y cercenada.

 

“Eres mi
niña veneno” musitaste, y mi largo pelo mojado revoloteó sobre
púberes pechos, y yo sólo quería quedarme así para siempre unida
a tu inmenso cuerpo desnudo. ( R u i d o s  a f u e r a ).

“No es para
siempre” agregaste, “un día ya te irás”, y yo pensé que era otro
juego cruel de las palabras, mi cuerpecito temblando entre tu beso
y el agua que no cesaba de llenarme, limpiando cada mancha o
cada ojera, aquel instante eterno, cuando una mano tuya penetró
de lleno el agua y abrió la llave para que frío el chorro
terminara de cortar mis quejas y palabras, y estuve muda de
miedo alegría y gritos ( A h, q u i e n  l l e g a )
me dejé secar todita en un paño grande y blanco como esta luz
que nos llenaba, hasta sacarme en vilo del cántaro por fin vacío.

 
Una voz conocida golpeó la puerta de nuestro bosque de
mayólicas y fluorescentes, y pájaros negros picotearon
otra vez mi limpia soledad. Entonces bajo el pardo eco de esos
gritos luminosa juré que nadie tendría poder para arrancarme de
tu piel.

Me miraste sin pausa, herido gigante, y en el punto de
decir una palabra que no venía besaste cada gota de agua que
chorreaba larga por mi pecho. Te paraste, dos tres pasos, para
abrir la puerta. La maldita puerta negra, de la inmensa noche
madre.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *