El extranjero

 ¿A quién quieres más, hombre enigmático, dime, a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?    Ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano tengo.

¿A tus amigos? Empleáis una palabra cuyo sentido, hasta hoy, no he llegado a conocer.

¿A tu patria? ignoro en qué latitud está situada.

¿A la belleza? Bien la querría, ya que es diosa e inmortal.

¿Al oro?  Lo aborrezco lo mismo que aborrecéis vosotros a Dios.

Pues ¿a quién quieres, extraordinario extranjero?

Quiero a las nubes…, a las nubes que pasan… por allá…. ¡a las nubes maravillosas!.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *