El extranjero

 ¿A quién quieres más, hombre enigmático, dime, a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?    Ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano tengo.

¿A tus amigos? Empleáis una palabra cuyo sentido, hasta hoy, no he llegado a conocer.

¿A tu patria? ignoro en qué latitud está situada.

¿A la belleza? Bien la querría, ya que es diosa e inmortal.

¿Al oro?  Lo aborrezco lo mismo que aborrecéis vosotros a Dios.

Pues ¿a quién quieres, extraordinario extranjero?

Quiero a las nubes…, a las nubes que pasan… por allá…. ¡a las nubes maravillosas!.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *