El engaño

Quién no dice una mentira por conservar un amor. Quién no inventa una historieta por evitar un dolor. Quién no se moja los labios con otros que sepan a miel. Quién no cae ante el deseo y terminar siendo infiel Recordar todo en silencio como extraños nos sentimos paso a paso detallamos con cinismo comparamos. Y esa duda que nos mata y que asalta que amenaza su sentido nos vulnera nos tortura nos delata. Y no saber si es mejor mientras duerme le relatas: Amor, se pareció tanto a ti que no puede guardar en mi cuerpo el deseo que lo tuve que amar sentí la necesidad de tenerme que entregar sentí miedo, sentí el peso de poderme equivocar

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *