El Cristo de Velázquez

cristo3[1]

 

Me gusta el Cristo de Velázquez.
La melena sobre la cara…
y un resquicio en la melena
por donde entra la imaginación.

Algo se ve.
¿Cómo era aquel rostro?
Mira bien,
componlo tú.

¿A quién se parece?
¿A quién te recuerda?
La Luz entra
por los cabellos manchados de sangre
y te ofrecen un espejo.
¡Mira bien!… ¿No ves cómo llora?
¿No eres tú?… ¿No eres tú mismo?
¡Es el hombre!
El hombre hecho Dios.

 

¡Qué consuelo!
No me entendéis…
¿Por qué estoy alegre?
No sé…,
tal vez porque me gusta más así:
el hombre hecho Dios,
que el Dios hecho hombre.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *