Ecos

ecos

Si mueren dulces voces, todavía
Canta en el corazón su melodía;
Cuando agonizan, pálidas, perdura
De las violetas la fragancia pura;
Con pétalos sin fin, muerta la rosa,
Orna el amante el lecho de la hermosa:
Así en tus remembranzas, tú ya ausente
Quizá el amor se aduerma dulcemente.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *