Dudas

¿Dónde está el manantial de caricias
que venía silencioso de tus manos
a desembocar dulcemente en la silueta
estremecida de mi piel?
¿Qué has hecho con el paraíso celestial
de tu mirada?
¿En qué lugar guardaste esos besos
que aún siento míos, esa boca
que sueño entre mis noches y tus dientes
que me lanzaban a un mundo de placer
no descubierto todavía?
¿Por qué no me devuelves esas manos
que se bebieron mi inocencia
y se embriagaron con la magia
de mi primera intimidad?
¿Cuándo regresará esa sonrisa
que me desnuda en cuerpo y alma?
¿No vendrás, amor, una vez más,
vestido con la luz de algún pretexto
a devolverme las ganas de soñar?.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *