DOS GOTAS

 
Bebí dos gotas que quedaban
del Leteo
les diré que entre el Leteo y Mezcalito
hay sólo un suspiro
una muerte por amor
un simulacro de risa
 
mis palabras sólo poseen
un sentido musical, vacío, atrapado
en la lenta acción de evaporarse
chocando contra los muros del cuerpo.

 
volviendo hacia el interior
de algún recóndito yo
que escucha eternamente
un blus de saxofones.

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *