DOS DE SIETE

El silencio dominó mi vida
el sendero se hizo estrecho,
he visto envolverse la materia
tal cual Vincent la describió,
todos lo hemos visto alguna vez
volvamos a la mezcalina,
volvamos a la mezcalina.
 
tuve menos pertenencias
que las que el indio más pobre tuvo
pero, fui dueño de mis ojos
para ver la maravilla
de un espacio ardiente
que abovedaba sobre mí
toda la fuerza de la noche.
 
hice dos de siete
excesivamente largo
así el amarillo se inutiliza.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *