Dolor de pecho

Duele el pecho al respirar
al ver al mundo morirse
de hambre y pena a la vez
al verse lleno de rabia.
Rabia de gente en el paro
y gobiernos siempre en Babia.
Pena por ya ni tener
fuerza y tener que rendirse.

Hambre de tantos sin más
que morir sin encontrar
nada ni con qué nutrirse
por la avaricia asquerosa
de unos cuantos desalmados
que ordenan y que deciden
vida y muerte sin sonrojos
¡Que se les caigan los ojos!

¡Que mueran ellos, joder!
Y que nos dejen en paz.
¡Que el dinero no se come!

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *