Desagradecida

Desagradecida

Me quisiste controlar siendo yo el hombre
no me quites lo que soy
no me cambies mi nombre
déjame libre vete de aquí
p.a. vivir mi vida muy lejos de ti
sentí que mi alma se perdía en un abismo
siempre me gritabas
siempre por lo mismo
tu contrato se ha expirado ya no voy a ser así
vete de aquí mujer por fin
ya no me molestes déjame en paz
déjame solo no puedo mas
quiero por fin estar libre de ti
andar por el mundo explorando feliz
déjame decirte que yo solo si puedo
encontrare el olvido al estilo Jalisco
con mis mariachis y mi tequila
seguiré la vida.

Amor adiós
no se puede continuar
ya la magia termino
y ahora tengo que marchar.

Continuar leyendo

Me alejo sin rencor

Me alejo sin rencor

Cualquiera pensaría
que me gusta sufrir
porque sólo he recibido de ti:
Indiferencia, engaño y desamor.

Pero los pocos detalles
que tenías cuando estábamos solos
me hacían conservar la esperanza
de conquistar tu cariño,
pero finalmente me has hecho comprender
que no significo nada para ti.

Bueno lo lograste,
me alejo sin rencor
y sin resentimiento
porque esta experiencia
me ha ayudado a revalorarme
y a saber que tengo derecho
a recibir amor de alguien
que busque lo mismo que yo.

La Despedida

La Despedida

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste… No sé si te quería…
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí…
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.

No olvides enseñarme a olvidar

1212086669_f[1]

Si decides que tu boca
ya no sea fuente para mi sed,
ni tus brazos la meta de mi destino,
cuando sientas que tu cuerpo
ya no encaja en el mío

no olvides enseñarme a olvidarte
No postergues instruirme como quitar
las huellas de tu boca de mis labios
las marcas de esos labios en mi ser
la rubricas de tus dedos en mi espalda
No descuides enseñarme a evaporar
los recuerdos de la memoria

 

Continuar leyendo

NAVEGANDO

Buscando vivir lo que nadie ha vivido,
Envuelto en aventuras, deseos,
Y mundos de fantasía,
Me he lanzado en un mar aún no descubierto.

En un mar del que no se conoce nombre,
Un mar que no tiene historia,
Que no tiene vida, y lo sé, ¡sí lo sé!

Tomé mi barca y mis remos,
Partiendo solo, con mi tripulación ausente,
Dirigido por mi contramaestre el viento,
A veces a favor, a veces en contra,
Pero siempre conmigo.

Soportando el hambre de mi alma vacía,
Agonizando por la sed de mi corazón,
A la vez que mi conciencia se despedía,
Dejándome una nota que decía:
“Te espero en la orilla de donde partiste.”

Abatido por tormentas y lluvias,
Mientras los feroces relámpagos
Fotografían mi pena, sin poder posar,
Con mi cuerpo casi vencido, pero vivo.

Pasando la hoja de mi vida,
Descubro bancos de peces, saciando mi hambre y
Corrientes de agua dulce calmando mi sed,
El sol seca mi vestido de piel y me alista para una nueva lid
Quizás la más dura e invencible.

Navegando, siento mis brazos pesados,
Mis remos fijos, de mi tez brotan lenguas de fuego,
No puedo más, mis manos sangran
Mi barca no avanza.

El mar se ha secado,
Más no termino mi aventura eterna,
Porque estoy en busca de un nuevo mar,
Sí, en busca del mar que se resista a morir,
Sólo por conocer mis secretos y mis travesías.

Espero tu llamado

Espero tu llamado…
Gigantescos segundos me oprimen,
monstruosos augurios me arrinconan

Estoy solo…
Mi mente intenta rescatarme del vacío;
mi fracaso, lucha por retenerte

Nieve de ausencias…
Tu imagen es impotencia,
que me recuerda el olvido

Descubro que ya es tarde…
Tal vez todo simplemente consista
en recordar olvidarte…

Juan Leandro Alzugaray