El Despecho

despecho[1]

Voy a resolver que te amo y que ya no quieres nada conmigo.
Voy a ganarle a la vida, a ti y especialmente a mi.
Voy a intentar soportarme y seguir viviendo conmigo a cuestas.

Me voy a poner la mochila al hombro y me llevaré mi paquete de recuerdos.
Voy a hacer como que hoy no te vi.

Voy a hacer como que no vi lo que vi.
Te voy a dejar en la caja que tengo con las cosas que tú ya sabes.
Adiós

Poema al despecho

Poema al despecho

No sé como comenzó esto
ni sé definitivamente su final
pero el tiempo ya ha pasado
las cosas ya se han dicho
y los actos ya están hechos
Si yo no he sido “eso”
que tú quisiste que yo fuera
tal vez tu muñeca o tal vez tu ramera
pues quédate esperando porque yo ya me voy….

Si algún día dije que te quería
no me arrepiento de eso
sino de la forma en que lo recibiste
y en la forma como no lo dijiste
Y ahora viene una pordiosera
queriendo recoger migajas
de un amor que todavía siento
pero de un hombre que no vale la pena
es por eso que son migajas
porque no deja huellas
sino remedos de hombría…

Continuar leyendo

Consolación

Afliccion y Consolacion[1]

¿Quién habló de que un día hubiera de perderte?
¿Quién dijo que tu sombra, al fin, quedará quieta?
¿Es que ignoras acaso lo que aprendió a quererte
el alma ennoblecida de ternura secreta?
Un amor que es amor no termina en la muerte,
pues no tiene principio ni término ni meta;
sometido al don mágico que todo lo convierte,
y todo lo transforma, y todo lo interpreta.

Teniéndote a mi lado, la vida es vida-vida,
pero sin ti transcurre en tiempo de amarguras;
mi lámpara no arde, ¿a qué estar encendida?
y en el balcón el viento siempre gime por triste,
que a tientas tras tu imagen, por voluntad a oscuras,
en tu recuerdo sólo, el corazón subsiste.

Frente al Espejo

Hombre+espejoMe siento y veo el espejo
Y los recuerdos más bellos
Florecen en mi memoria.

Me siento frente al espejo
Y toda su magia me rodea
Y me perfuma con su historia.

Me siento frente al espejo
Y veo pensamientos lejanos
Me veo en el horizonte
Suspirando un amor ufano.

Me siento frente al espejo
Y los susurros del viento
Se entrecruzan con mis labios
Como no queriendo salir de mi boca un solo adagio.

Hoy solo queda el espejo
Cargado de imágenes y pensamientos
Que más nunca se verán
Que más nunca volverán
Y que jamás alguien sentirá, lo que ahora estoy sintiendo.

El gran despecho

Despecho

País mío no existes
sólo eres una mala silueta mía
una palabra que le creí al enemigo.

Antes creía que solamente eras muy chico
que no alcanzabas a tener de una vez
Norte y Sur
pero ahora sé que no existes
y que además parece que nadie te necesita
no se oye hablar a ninguna madre de ti.

Ello me alegra
porque prueba que me inventé un país
aunque me deba entonces a los manicomios.

Soy pues un diosecillo a tu costa.

(Quiero decir: por expatriado yo
tú eres ex patria).