Desnudez del Tacto

Uno nada en las cíclicas mareas
buscando las líneas de la orilla
y la desnudez del tacto.

Uno deja traslucir en sus pasos
siglos que nunca fueron siglos
sólo momentos de una infructuosa
espera.
La juventud de Orlando*
es la vejez del hombre.
Un tiempo retenido en otro tiempo.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *