Delirio de amor

Delirio de amor

En silencio voy desvaneciéndome entre sueños y delirios,
porque mi corazón yace atrapado en los ojos del amor.
Sí… en esos ojos donde la vida es un manantial de melodías encrespadas,
donde la felicidad no es sólo una palabra dibujada
con tinta de poetas estériles de esperanzas,
donde el tiempo es una estela cansada de tanto latir.

Sí… una estela que se consumirá
en mis manos llenas de cielos recién soñados.
Que el amor habite eterno en la luz que se ata a mi destino,
que se desnude en mis labios cual mujer fogosa y que arda en su pasión,
que se duerma en los cabellos de mi amada
y que la entregue a los destellos de mi corazón,
que se enrede en mis manos como un recuerdo hermoso,
como una huella recién parida.

Su sangre en mi piel es un hechizo para estremecer constelaciones,
y su rostro en el cielo es un imán que atrae los suspiros de seres celícolas.
Con sus dedos acaricia mis lágrimas y las viste de olvido,
hace retoñar siluetas de fuego en corazones desiertos,
y en sus manos yace la llave de nuevos oasis.

 

En silencio voy llenándome de fascinaciones cósmicas,
porque mi corazón yace atrapado en los ojos del amor.
Esos ojos llenos de mitos, llenos de fuerza,
llenos de siglos mojados en suspiros.

En sus ojos brotan los frutos de la imaginación…
En sus ojos cuelga como un deseo el pudor de la noche…
En sus ojos la muerte es un beso ardiente que abraza el alma
y la desnuda de dolor…
En sus ojos volveré a nacer…
En sus ojos el mundo se pierde…
las sombra de la agonía, el murmullo del dolor, el silencio de la soledad.

En su alma habita el infinito, y en su piel
la primera noche en que dos cuerpos se consumieron hasta el desvanecimiento.
Duérmete en mi destino como una aventura
en el cristal de la memoria.
En silencio voy llorando lágrimas invisibles,
porque mi corazón yace atrapado en los ojos del amor…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *