Decadencia del alma

Decadencia del alma

La penumbra se acerca fría y lentamente a mi vida
y me invade la penuria de no tener una fuente de luz infinita que la aleje de mi.

El desasosiego se apodera de mi pensamiento
y no encuentro más refugio que infinidad de sentimientos y resentimientos
que desgarran mis superficies para salir a flote.

La desesperanza se convierte en el cáncer que poco a poco consume mis sentidos e invade mi cuerpo.

Poco a poco todo se viene abajo y mi alma se va destrozando.

¿Dónde están quienes se decían a mi lado?
Vanamente lucían sus mejores caretas y expresaban sentimientos de aires…
Han destrozado mi alma, mi espíritu y mi ser
y en mi alma se levanta una trinchera que piadosa alejará viejos espectros.

Ya  no habrá rosa que al florecer rasgue lentamente la corteza de mi ser,

ni sentimientos tan grande que, al desvanecerse, deje un vacío infinito.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *