De Amor en cansancio

De  amor en cansancio

En el anochecer de tu mirada

la luna se duplica en tus ojos.

Yo, te observo agotada.

Dos estrellas fugaces se desprenden de

las órbitas cansinas de tus iris.

Se besan tus párpados.

Se difuman tus ojeras después de un largo día

de soberano tedio.

El viento de tu aliento

se hace brisa que desliza

las caricias de ese sueño que te invade.

El ocaso de tus brazos

tan rendidos,

se resbala en el tejido de mi cuerpo que te acuna

en el sendero de mi pecho.

Y yo,  enamorado;

acomodo tus cabellos tan dorados,

protegidos por el beso que les doy

cuando rendidos,

sin hablarnos,

nos amamos en silencio sobre el lecho.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *