Con tus fotografias, tus papeles y tu voz

tu fotografias.

Roque, con tus fotografías, tus papeles, tu voz
y tu verde pedazo de nuestra tierra más grande
ardiendo por los cuatro costados, tu presencia
es más real en el tiempo: eres para nosotros
ese árbol que extiende hacia todos los vientos
sus amorosos brazos grávidos de patria.

Estás conmigo, Roque, con nosotros, haciendo las canciones,
disolviendo los monstruos, derramando tu risa invulnerable,
con tu manera elemental, tiernísima, de hacer versos, trincheras,
de jugarte la vida, de construir la historia.

Allá en tu pañuelito de tierra meada pero verde,
tu sueño se levanta en los brazos armados
y corren por las calles tus huesos, tu poesía,
disparando futuro. De la sangre que barniza el asfalto
y alimenta la hierba, ya se levanta el día.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *