Color de sangre

Color de sangre

Color de sangre el mar, y la arboleda,
llueve sangre en las calles, lleva el río
denso caudal de sangre, y el rocío
sangre es también, y lo es la rosaleda.

¿Estaré desangrándome? No queda
sino un tenue temblor en el vacío
de mi entraña, y un largo escalofrío 
en las desiertas venas se me hospeda.

Qué rojo atardecer, se han apagado
ya las últimas luces. ¿Habré amado
cuanto se me ordenó al haber nacido?
Si no alcancé esa cota, ¿fui un fracaso?
Si cumplí la misión, si llené el vaso, 
¿de qué me sirve?, ¿a quién le habrá servido?

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *