Besaste mis labios

Amor

Entre el corazón perdido de un valle recién granado,
entre la jara florida y el contacto amable de tus manos,
hallé una senda de piedra bordada en romero
y en margaritas de mayo.

Y tras la senda escondida,  con los olores de antaño,
bajo el hogar que quisiste entonces y dibujaste despacio,
mi corazón se hizo un hueco cuando besaste mis labios.

Etiquetado en: , . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *