Ay de mi

images[1]

 

¡Ay de mí! Que sin razón

pasé la flor de mis años

en medio de los engaños

de aquella ciega afición.

Lejos anduve de Vos,

Hermosura celestial;

Lejos, y lleno de mal,

Como quien vive sin Dios.

Pero, ¡qué fuera de mí,

Si me hubierais Vos llamado

Al tribunal que ofendí!

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *