Aunque tu memoria me pierda

Aunque mi ser se aleje de tu mente
ya sé que tú me quieres,
aunque te cueste un mundo perderme
ya sé que deseas no verme.

Cuando aún la razón no gobernaba
fuimos fruto de pasión oculta
ahora que hemos recobrado la cabeza
me gobierna tan sólo la tristeza.

Mas no creas amor que he de vivir con pena
que mañana estaré …
ahogada entre la sangre de mis venas.

Sangre que roja brotará
como la pasión que al mirarme derramas.
Pasión que ahora no puedo saborear
y en los abismos prefiero estar.

Es tan duro perderte
agotar la calma de la espera
agotar las fuerzas de la dura pelea
dar por perdido poder amarte.

Así quedo, callada y sombría
sola en esta habitación mía
sóla con mi ser, único ser
en el que jamás morarás.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *