Aquella vispera de navidad

 

velas rojas encendidas
Aquella víspera de Navidad,
la demora vestida…
de inocencia,
sembró la duda…

¡no creíste en mí!
yo, la de risa fácil…
la que colgaba
estrellas en tus besos,
la que anudaba el cielo
en tus manos,
la que estrechaba el vacío
para abrazarte infinito,
no creíste en mí…

la sospecha…
venció mi silencio,
y partió la sonrisa…
e hiciste llorar.

 

Aquella víspera de Navidad
hiciste un inventario
de mi tiempo,
descollaste mis gestos,
calificaste mis miradas,
humillaste mi sinceridad…
me doliste la intimidad.

Aquella víspera de Navidad
huiste de mi libertad…
encadenado a ritos foráneos…
inventando espectros de razones
en una caída agónica…
herido por tu propio yerro…
y paralizaste mi inquietud.

Hoy forjamos otras historias,
otras nochebuenas…
otras alegrías…
otras esperanzas…
y otros amores,
desde aquella vez…
hice al mundo más mío,
a la fe mi dulce compañía,
y más poderosa…
a la exigencia de vivir…
porque aquella víspera de Navidad…
me mataste el deseo de morir…

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *