Ante nada me asombro

Ante nada me asombro

A Veces Invento Cambio Resonante.
En Los Cambios No Expongo Nombre,
el Asombro Para Mí Es Costumbre,
no Hay Sorpresa En Vida Mendicante.

Vivo En Discriminación Constante,
desde La Niñez Sentí Ese Calambre,
supe Esperar A Pesar Del Hambre.
No Diferencio Vocal Del Consonante.

No Es Asombro La Rareza Del Mundo,
en El Mismo Sobrevivir En Zozobra,
todo El Arancel El Vivir Me Cobra.

Sonrío Del Protagonista Iracundo,
su Espejismo No Trapaza Mi Pecho.
Al Caníbal Les Digo; Buen Provecho.

Etiquetado en: . Enlaza el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *